Manifiesto Comunista, breve síntesis

Manifiesto Comunista, breve síntesis

            El Manifiesto Comunista publicado el 21 de febrero de 1848 es el folleto más grande de todos los realizados por unos pensadores socialistas. Además, no hay en la historia otro movimiento político moderno que produjera algo semejante, según Isaiah Berlin. Encontramos en el documento una denuncia fervorosa de la actualidad imperante. Fue producto de la incipiente espiral en la que estaba metido Marx, obligado a irse en poco tiempo de la Europa continental (Alemania, Bruselas, Francia) hacia Londres, por problemas con las autoridades.

Su inicio quiere calar hondo y demostrar las patéticas circunstancias que había en un momento tan dramático para Europa: “Un fantasma recorre Europa: el fantasma del comunismo. Todas las fuerzas de la vieja Europa se han unido en santa cruzada para acosar a ese fantasma. El Papa y el zar, Metternich y Guizot, los radicales franceses y los polizontes alemanes… el comunismo está ya reconocido como una fuerza por todas las potencias de Europa”. La elocuencia y la emotividad del texto es de una fuerza jamás vista entonces. La crítica al modelo de sociedad que se está gestando desde las altas esferas es brutal.

“La historia de todas las sociedades hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases”. Eterna frase que muchos es lo único que saben del marxismo, proviene del magno folleto. Marx y Engels dan a conocer la piedra angular de su ideario político en el escrito del 1848, en Londres, gracias al apoyo del centro londinense de la Liga de los Comunistas.

No obviaremos que recibió una cantidad ingentes de crítica. El griterío sobrevino por todas partes. Las objeciones aclaran que no dejó indiferente a nadie. Hablar de historia produce malestar, hablar de actualidad genera ampollas en dondequiera que llega la crítica. El texto del que hablamos hoy hace las dos cosas: habla de historia y de actualidad. El rebote general fue más que palpable.

Puede parecer un tono muy belicoso el del principio, aunque no es así a lo largo de su sintaxis. Hay una defensa de su programa, de sus tesis. Además de defenderse, se definen sus rasgos y sobretodo alerta de los intentos de acallar su programa y movimiento por parte de los sustentantes de los medios de producción, con fuegos de artificio, para seguir manteniendo el control de la situación.

Hemos enseñado una parte de la actualidad (de la época) de dicho documento, vayamos a ver un fragmento de la parte histórica: “El descubrimiento de América y la circunnavegación de África ofrecieron a la burguesía en ascenso un nuevo campo de actividad. Los mercados de la India y de la China, la colonización de América, el intercambio de colonias, la multiplicación de los medios de cambio y de las mercancías en general imprimieron al comercio, a la navegación y a la industria un impulso hasta entonces desconocido y aceleraron con ello el desarrollo del elemento revolucionario de la sociedad feudal en descomposición”.

Aquí queda claro que Marx (tampoco Engels, que no debemos descuidarlo) no es un simple economista como algunos pretenden vendernos. Aquí tenemos al filósofo, al sociólogo, al historiador y en definitiva al hombre comprometido con su tiempo y con la sociedad. Tendrá sus sombras como todo individuo, lo que hemos remarcado ha sido una de sus más brillantes luces.

@HStudii

Anuncios

Comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s